LOS BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DE VERSE BIEN

En numerosas ocasiones se asocia mostrar demasiado interés por el cuidado y la estética personal con algo frío y superficial. Esto es un error, ya que para sentirnos bien por dentro, ayuda mucho que nos sintamos bien por fuera. Además, es un signo de buena salud mental. Verse bien frente al espejo trae resultados positivos para tu autoestima que no deberíamos menospreciar.

Según los psicólogos, arreglarse mejora el estado de ánimo y te prepara psicológicamente para comenzar tus tareas con una buena actitud. Y esto es aplicable especialmente si, debido a la especial situación que vivimos, te ves obligad@ a pasar más tiempo en casa. Puedes comenzar con una ducha, utiliza ropa con la que te veas bien, utiliza accesorios, maquillaje, tu bálsamo labial (Carmex, en cualquiera de nuestros formatos), perfume.... La idea es que te veas bien y puedas disfrutar de los beneficios de agradarse a un@ mism@.

Y no solo es importante de cara a nosotros mismos, psicólogos sociales han estudiado el impacto que la imagen personal puede provocar en los demás en un período de tan solo treinta segundos, y concluyeron que inmediatamente nos fijamos en el nivel de educación, la habilidad para compartir, la personalidad, el sentido del humor y el grado de confianza que proyecta la otra persona.

La imagen proyectada puede ser un factor clave para, por ejemplo, encontrar un trabajo. Existen muchos aspectos de nuestra apariencia que es importante cuidar: la postura, el contacto visual, la sonrisa, nuestra apariencia e higiene... Verte bien favorecerá en muchos aspectos tu vida, pero uno de los más importantes es que proyectarás confianza y credibilidad. Por lo general, las personas buscan en los demás rasgos atractivos como fuerza, sensibilidad, equilibrio, empatía, carácter, simpatía... características que pueden abrirte muchas puertas, a todos los niveles: laboral, social...

También es importante tener en cuenta que los gestos y cómo nos expresamos dice mucho de nosotros y es importante hacerlo de manera correcta, ya que si proyectamos incomodidad, timidez o molestia, nuestros gestos nos delatarán, poniendo en evidencia nuestro estado de ánimo.

Comentarios

Entradas populares